¿Cómo llegar?

VILLA FORTUNATUS (FRAGA)

 

english version

 

Cerca de la actual localidad oscense de Fraga se encuentra el yacimiento arqueológico llamado Villa Fortunatus, así denominada por el nombre que aparece en uno de los muchos mosaicos que servían de pavimento de las estancias residenciales de la villa FORTV - NATVS.  De hecho, sólo se conocen estas estancias; Las excavaciones arqueológicas comenzaron en los años 40 del siglo XX y el último trabajo arqueológico se llevó a cabo en los años 80.  En la actualidad, durante al menos todo el año 2008, el yacimiento ha permanecido cerrado al público por las tareas de cubrimiento del yacimiento con una cubierta metálica, gracias a los fondos de la Comunidad Europea y el Gobierno de Aragón.  Se espera que desde principios del año 2009 la villa pueda estar abierta al público.

La villa se integra en un conjunto de restos romanos, como el mausoleo de Velilla de Cinca, y se situaba a la orilla de este río junto a la calzada romana que unía Ilerda y Caesar Augusta, de la que se han encontrado restos en localidades próximas como Torrente de Cinca o Chalamera.

La villa se organiza entorno a un peristilo rectangular con unas dimensiones de 20,5 x 17 metros, donde todos los tramos de la galería abierta estaban cubiertos de mosaicos.  La galería estaba rodeada a su vez de diversas habitaciones que en el lado oeste estaban precedidas de un atrio.  La villa parece que fue habitada desde finales del siglo I d. C, si bien el citado atrio es la parte conservada más antigua de la villa, datado en el siglo II d. C., mientras que la reforma y ampliación del peristilo se data en el siglo IV.  Finalmente, en el siglo VI, quizás tras el abandono de la villa como explotación agrícola, se instaló una basílica cristiana al estilo de las primitivas basílicas paleocristianas orientales, cuya estructura es claramente identificable en el yacimiento.

La disposición del edificio respondería al típico de una vivienda romana: en la parte oeste estarían las habitaciones privadas como las del propietario y su familia (1 y 2); por una escalera (5) se llegaba al gran peristilo con jardín (6) –viridiarium- adornado con un estanque (7); alrededor del peristilo los pasillos del corredor porticado y decorado con mosaicos (9); en el lado sur estaban las estancias en las que el propietario llevaba a cabo sus tares de representación, de ocio y de recepción de visitas y clientes; aquí la decoración es más rica y en una de estas estancias se encontraba el mosaico de la inscripción FORTV – NATVS (10) y la sala de recepciones (11); en el lado este se encontraba un baño privado, con un caldarium (14) con sistema de calefacción con hypocaustum y un frigidarium (13), y las letrinas (12).

Click aquí para saber más acerca de las viviendas romanas, los baños y las letrinas.

La basílica cristiana inutilizó el atrio y convirtió parte del solar de la villa en cementerio del que se conservan algunas tumbas; la basílica tiene ábside recto en el exterior y circular en el interior (16) y tres naves (20 y 21); una cancela –iconostasis- (19) separaría las zonas de culto en dos estancias (17) para los objetos sagrados y una pseudocripta (8) para las reliquias; por último, un baptisterio de acuerdo con el primitivo rito cristiano, es decir, con una pequeña piscina con baldaquino para realizar bautismos por inmersión. 

La villa era la residencia de un rico propietario romano que explotaría el gran latifundio que rodeaba el edificio.  Al edificio conservado, la residencia señorial, habría que añadir las instalaciones propias de una explotación ganadero-agrícola como graneros, almacenes, talleres, establos y viviendas para los trabajadores de la hacienda.

No obstante, frente a la creencia de que se trataba de una simple villa, es muy posible que el edificio fuera un centro de culto dedicado a Magna Mater Cibeles, lo que podría corroborarse por el hecho de que en la villa fue encontrada una estatua del dios Atis (que se encuentra en el Museo de Huesca) con su típica postura funeraria; en este caso la denominación FORTV – NATVS podría ser interpretada como “nacido de la Fortuna”.

Estatua de Atis.  Museo de Huesca.  (Foto: Pilar Rivero Gracia  13/03/2008)

De la villa destacan sobre todo los mosaicos de sus pavimentos.  Entre ellos se puede encontrar todo un calendario agrícola; este calendario se encontraba en el lado sur del peristilo y está formado por doce emblemas de mosaico polícromo con unas dimensiones de 0,54 x 0,58 metros; de los doce dos fueron destruidos y dos permanecen in situ en la villa; el resto fueron trasladados el Museo Provincial de Zaragoza.  Los mosaicos conservados muestras a diversos animales y plantas como símbolos de los meses del año:

 

Dos mosaicos del calendario agrícola de la Villa Fortunatus (Fraga, Huesca):  el asno y las grandas como símbolos de febrero y la liebre y los pájaros, como símbolos de abril. 

Museo Provincial de Zaragoza (Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

 

Dos mosaicos del calendario agrícola de la Villa Fortunatus (Fraga, Huesca):  el caballo que evoca los juegos y el cardo comestible como símbolos de septiembre y el oso y el madroño, evocadores de la naturaleza, como símbolos de noviembre.  Museo Provincial de Zaragoza (Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

Febrero: asno, granada y montículo con molino de agua

Abril: liebre y pájaros en libertad

Mayo: toro –Tauro como símbolo zodiacal- y mijo

Junio: tigresa como protectora de las cosechas y haz de varas

 

Agosto: león –Leo como símbolo zodiacal- y frambuesas

Septiembre: caballo y cardo comestible

Noviembre: oso y madroño

Diciembre: ciervo galopando y ara con vela y ramo de olivo

En el mismo corredor del calendario, en una exedra se conservó un mosaico –con dimensiones de 0,97 x 2,07 metros) decorado con una vasija de la que brotaban tallos ondulantes de hojas, zarcillos y racimos de uva.  En otra estancia se encontró otro mosaico con motivos geométricos (3,10 x 2,06 m) donde tres orlas de trenzado doble, taqueado negro sobre blanco y trenzado triple, enmarcan dos octógonos tranzados que rodean un nudo de Salomon y una roseta de cuatro hojas, ambos emblemas militares.

 

Museo Provincial de  Zaragoza.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

 

Museo Provincial de  Zaragoza.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

Otro mosaico encontrado en la villa es el de Eros y Psique con una dimensión de 2,75 x 3,20 metros; en el se contempla la apoteosis de Eros y Psique abrazados y a Eros levantando una punta de su manto y Psique con un cesto de flores rojas.  Vinculado a él está el mosaico encontrado en el lado oeste de peristilo, con las mismas dimensiones que el anterior, conocido como el mosaico de Venus y Eros, con motivos geométricos y vegetales encerrando la escena con una Venus semidesnuda acodada sobre una peana y Eros desnudo a su lado jugando o danzando.

 

 Mosaico de Eros y Psique.  Museo Provincial de  Zaragoza

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

 

 Mosaico de Venus y Eros.  Museo Provincial de  Zaragoza

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

El mosaico de FORTV – NATVS se encontraba en una estancia abierta a la galería sur del peristilo; tenía unas dimensiones de 5,85 x 4,70 metros; sólo se conserva la mitad superior en una dimensión de 1,75 x 4,37 metros, donde se lee el citado nombre separado por un chrismon con las letras griegas alfa y omega y rodeado con una orla de roleo vegetal, con guirnaldas, plantas, frutos, animales, etc. (motivos profanos pero no discordantes con el mundo cristiano).  El mosaico está realizado con teselas polícromas y de vidrio se realizó otro mosaico

 

 Museo Provincial de  Zaragoza.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 03/01/2008)

 

 

Fuentes:

- AA. VV.: Museo de Zaragoza.  Guía, Zaragoza, 2003

- MONTÓN, Félix J., Folelto informativo de la Villa Fortunatus