MUSEO ARQUEOLÓGICO DE TURIASO

 

english version

 

Situado en las antiguas mazmorras del palacio obispal de Tarazona (calle Rúa Alta de Bécquer -Bajos del Palacio- s/n), desde el año 2000 el Museo Arqueológico de Tarazona ofrece una modesta colección, fruto del trabajo, de la dedicación y del esfuerzo de arqueólogos y estudiosos, sobre todo, los que trabajan y colaboran con el área de arqueología del Centro de Estudios Turiasonenses, dependiente de la Diputación Provincial de Zaragoza.  A continuación se ofrecen algunas de las piezas más representativas de este museo.

Puede consultarse la web del Museo en http://ceturiasonenses.org/museo.php; dentro de la web hay numerosas secciones al mundo celtibérico y romano y a sus paneles explicativos.

 

PIEZAS DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE TARAZONA

Cabeza infantil (siglo I d. C.) en mármol

(dimensiones 15,5 cm x 10,7 cm x 12 cm)

 

En mármol de la zona, de baja calidad, y obra de un escultor probablemente local, dada su no muy buena factura: rigidez del rostro y cabello poco trabajado.  La cabeza debía de formar parte de una figura completa, pero no se ha encontrado el resto de la estatua.  La cabeza muestra una posición un tanto forzada; se ha pensado que pueda ser parte de un Cupido u otro tipo de pequeños genios o divinidades menores.  El desgaste de la pieza puede deberse a las inclemencias meteorológicas, pues se piensa que la figura podía estar en un jardín.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

Exvoto (siglos I-II d. C.) en bronce

(dimensiones 5,2 cm x 1,8 cm)

 

Muestra la figura de un hombre en posición frontal y con un recipiente sujetado por una de sus manos; va ataviado con manta con capucha y falda corta; sus rasgos faciales han sido trabajados con cierto realismo.  La pieza parece estar vinculada con el mundo religioso y podría representar a un sacerdote o a un oferente con un recipiente para libaciones.  El profesor Francisco Marco lo vincula con estatuillas parecidas encontradas en Chipre e Italia, relacionadas con el dios egipcio Atis.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

Cabeza de fauno (siglo I-II d. C.) en piedra

(dimensiones 11,4 cm x 8,3 cm)

 

Probablemente la cabeza formara parte de una estatua completa de la que no se ha conservado el cuerpo.  Escultóricamente muestra rasgos clásicos con buena factura y buen tratamiento del cabello.  Las orejas puntiagudas, aquí fracturadas, y los cuernecillos entre el pelo delatan que la cabeza pertenece a un fauno.  Los faunos eran divinidades menores romanas relacionadas con los bosques y la naturaleza, donde vivían.  Así, se les vincula a Flora, diosa de las flores, Ceres, diosa de los frutos de la tierra, y Carmenta, diosa de las fuentes. También se les vinculan con las fiestas, las flautas, la música y los sonidos del bosque; de hecho, el 5 de diciembre se celebraba una fiesta en su honor con música y danzas.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

Colgante fálico (siglos II-III d. C.) en bronce

(dimensiones 3 cm)

 

Los adornos y amuletos eran muy frecuentes en el mundo romano, en toda clase de material y de formas.  Los amuletos fálicos tienen un sentido apotropaico, es decir, se creía que tenían capacidad para proteger a quien los llevara y alejar los males de quien los llevara.  De hecho, en las murallas de las ciudades y en algunas casas se ponían bajorrelieves fálicos con la misma función.  El amuleto fálico era uno de los preferidos por los soldados como símbolo de su fortaleza viril y sexual.  Este amuleto está diseñado con una anilla para ser colgado con una cadena o cuerda del cuello.  Las distintas partes del miembro viril están representadas con bastante realismo.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

Diploma militar (entre 140 y 154 d. C.) en bronce

(dimensiones 2,4 cm x 3,6 cm x 0,1 cm)

 

Los soldados auxiliares que habían servido 25 años de servicio recibían al final del mismo el licenciamiento, llamado honesta missio, que se documentaba y acompañaba de un diploma militar mediante el cual se les podía reconocer la ciudadanía romana o su matrimonio.  El diploma constaba de dos tablillas de bronce escritas por las dos caras cada una, quedando depositada una de ella en los archivos oficiales de Roma y la otra era portada por el soldado al que le era concedida.  Es un testimonio muy importante por ser escaso, por estar escrito en dos caras y por ofrecer información personal y militar.  El portador del diploma debió de retirarse a vivir a Turiaso.  El texto, aunque falta tablilla por todas las partes, ha sido reconstruido de esta manera por el profesor Franciso Beltrán Lloris:

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

 

Texto Cara B: [---] EMER[ITIS] D[IM(ISSIS) HON(ESTA) MISS(IONE)] | [QUORUM NOMI]N(A) SUBSC[R(IPTA) SUNT C(IVITATEM) R(OMANAM)] | [QUI EOR]U(M) NON H[ABERENT DEDIT] | [---]

Traducción Cara B: “[--- tras ? años] de servicio licenciados [ con un honroso retiro,] cuyos nombres se relacionan más abajo, [la ciudadanía romana a] aquellos que no la tuvieran [concedió]”.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

 

Texto Cara A: [---] | [---] AUG(USTUS) VO[---] | [---E]QUIT(IBUS) ET PE[DIT(IBUS) QUI MILITAVERUNT) IN ] | [COH(ORTE)] ¿IIII? NERVI(ORUM) C(IVIUM) R(OMANORUM) | [---] ET SUNT IN BR(ITANNIA SUB ---] | [---Q]UINQ(UE) ET VIGIN(TI) STIPEND(IS) EMERIT(IS) DIMISS(IS) ] | [HON(ESTA) QUORU[M NOMIN(A) SUBSC(IPTA) SUNT IPSIS] | [LIBERIS POS]TE[RISQUE EORUM CIVITATEM DEDIT… | [---]

Traducción Cara A: “[---] | [---] Augusto VO[---] | [---] a los ¿jinetes e infantes? [que sirvieron en la cohorte ¿IV? de los Nervios de Ciudadanos Romanos | [--- (y quizás en otras ciudades)] y están en Britania [bajo el mando de ---] | tras veinticinco años de servicio licenciados | con un honroso] retiro, cuyos [nombres se relacionan más abajo, a éstos, | a sus hijos y] descendientes [concedió la ciudadanía … | [---]”.

 

Sarcófago (siglo III d. C.) en mármol

(dimensiones 1,76 m x 0,46 m x 0,40 m)

 

Por la decoración y los motivos iconográficos semejantes a los de otros sarcófagos encontrados a lo largo del Imperio Romano, se trata de una pieza importada, lo que denota la riqueza del difunto.  El sarcófago se encontraba en la iglesia del Carmen de Tarazona, donde era utilizado como lavabo, lo que hace pensar que fue encontrado no muy lejos de la misma.  En el centro del sarcófago el clipeus, figura redonda con forma de clipeus (escudo redondo) excavado en el mármol, fue borrado para tallar la imagen de los carmelitas, una cruz.  Bajo el clipeus hay dos cuernos de la abundancia –cornucopiae-; en las esquinas hay una representación de la primavera, en la derecha, y del verano, en la izquierda.  Los paneles intermedios estás “estrigilados”, es decir, trazan la figura de un estrígilo repetido paralelamente y con restos de pintura roja.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

 

Mosaico (siglo III d. C.) con teselas de caliza y otros minerales

(dimensiones 2,34 m x 1,25 m)

 

Apenas se han conservado mosaicos en Tarazona y su entorno.  El único parcialmente conservado –de otros se tienen noticia durante el siglo XX- es este mosaico hallado en la calle Tudela.  Está compuesto de teselas polícromas en verde, blanco, ocre, negro y gris.  La zona central ofrece círculos secantes que forman flores de cuatro pétalos con un cuadrado en el centro; en la zona de transición se observan dos series de triples filetes que enmarcan una trenza que recorre el perímetro.  El cierre conservado muestra dentro de un rectángulo cerrado por un grueso filete dos grifos que se dan la espalda con una cratera en el centro.  El grifo es un animal mítico y fantástico, mitad león, mitad águila, considerado elemento protector y relacionado con Baco, dios del vino, simbolizado por la cratera.

 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga  21/03/2008)

 

 

FUENTES:

- AA.VV.:  El Moncayo.  Diez años de investigación arqueológica prólogo de una labor de futuro, Tarazona, 1989

- AA.VV.:  Las aguas sagradas del Municipium Turiaso.  Excavaciones en el patio del Colegio Joaquín Costa (Antiguo Allué Salvador). Tarazona (Zaragoza), (Caesaraugusta 76), Zaragoza, 2004

- GARCÍA SERRANO, José Ángel: Arqueología del Moncayo.  Catálogo de la exposición permanente, Tarazona, 2003