LA LEGIÓN

 

english version

 

El nombre que recibió en un principio el ejército reclutado es legión –en latín legio, del verbo legere, “elegir”-.  Esta legión venía a estar compuesta por los contingentes proporcionados por las tribus y las curias romanas.  La legión era la infantería pesada del ejército romano.  Roma estaba dividida en tres tribus (Ramnes, Tites y Luceres) y cada tribu en diez curias; cada curia proporcionaba 10 caballeros (decuria) y 100 infantes (centuria), de manera que el primitivo ejército romano estaba compuesto de 300 soldados de caballería (celeres) y 3.000 de infantería (milites). 

Durante la Monarquía la caballería constituía más bien la guardia personal del rey y combatían en muchas ocasiones a pie, mientras que la infantería combatía un tanto caóticamente sin apenas orden de batalla.

 

 

 

Roma, al tiempo que la originaria legio se multiplicó, por cuanto poco a poco la población romana aumentó y, por tanto, su contingente militar también.  En este sentido, antes del siglo V a. C. se permitió la entrada de la plebe en el ejército y una posterior reforma atribuida a Servio Tulio parece establecer de un modo casi definitivo la auténtica legión, instituyendo que sobre los poseedores de tierras recaerían las obligaciones de dirigir y defender el estado.

Con Servio Tulio la legión tendría unos 4.000 hombres divididos en centurias, jerarquía basada en el censo sobre la que se reclutaba a los soldados; el censo los dividía en clases según sus riquezas- y organizados como se indica a la derecha.

Esta organización pervivió durante casi dos siglos en la República, multiplicándose la estructura en función de las necesidades de más legiones. 

 

CABALLERÍA

Los más ricos

18 centurias

INFANTERÍA PESADA:  LEGIÓN

1.ª clase

2.ª clase

3.ª clase

INFANTERÍA LIGERA:  VELITES

4.ª clase

5.ª clase

INGENIEROS

2 centurias de fabri

MÚSICOS MILITARES

2 centurias de tibicines

 

 

 

Camilo, a quien se le conoce como “el segundo fundador de Roma”, reorganizó el ejército en el siglo IV como se indica a la derecha.

En esta organización, la legión resultaba ser una división de infantería, quedando la caballería al margen de esta organización.  La legión se dividía en manípulos que sería unidades tácticas equivalentes a lo que actualmente llamamos compañías y que a su vez estaban divididos en centurias, es decir, secciones.  No obstante la organización ideal pocas veces se llevaba a cabo; por ejemplo, se sabe que las centurias casi nunca tuvieron 100 hombres –a pesar de su nombre-, sino menos; de hecho, durante las Guerras Púnicas estaban compuestas de 30 o 60 hombres, acompañados de velites (soldados de infantería ligera reclutados entre los ciudadanos más jóvenes y pobres, armados con venablos y hondas que, además, solían acampar fuera del campamento para vigilar y también eran los encargados de las escaramuzas), por lo que la legión no contaba con 6.000 hombres, sino entre 1.800 y 3.600 soldados a los que se sumarían los velites

 

30 o 60 hombres acompañados de velites

CENTURIA

 

 

60 o 120 hombres acompañados de velites

 2 centurias

MANÍPULO

 

1.800 o 3.600 hombres acompañados de velites

60 centurias

30 manípulos

LEGIÓN

 

 

 

 

 

 

Las 60 centurias de las que se componía una legión constaban de soldados divididos en tres grupos: 20 centurias de hastati (“hastados”, soldados reclutas armados con lanzas -hasta- y ocupaban la primera línea de combate de la legión) cada una de 60 hombres; 20 centurias de principes (“príncipes, los primeros”, soldados experimentados que en su día estuvieron en primera línea, armados como los hastati, que ocupaban la segunda línea de combate de la legión), cada una de 60 hombres; y 20 centurias triarii (“triarios”, soldados veteranos con armadura completa, que ocupaban la tercera línea de combate de la legión), cada una con 30; todos ellos formaban la legión, la infantería pesada del ejército romano; la infantería ligera la componían los velites –ciudadanos romanos- y las tropas auxiliares no romanas (itálicas o extra-itálicas); cada centuria contaba con 20 velites, que generalmente combatían por delante incluso de la legión, en primera línea. 

 

 

TRIARII

20 centurias

30 hombres

600 triarii por legión

PRINCIPES

20 centurias

60 hombres

1.200 principes por legión

HASTATI

20 centurias

60 hombres

1.200 hastati por legión

VELITES

No forman centurias propiamente dichas

20 hombres por centuria

1.200 velites por legión

 

 

TOTAL

4.200 hombres por legión

 

 

 

 

 

 

Cada legión iba acompañada de una caballería legionaria, dividida en turmae, es decir, escuadrones de 3 decurias.

 

 

10 hombres

DECURIA

 

 

30 hombres

3 decurias

TURMA

 

300 hombres

30 decurias

10 turmas

CABALLERÍA

 

Cayo Mario, al final del siglo II a. C. llevó a cabo otra reforma de las legiones. Ahora la organización no se hacía en función de la riqueza de los ciudadanos romanos, sino en función de su edad y su valor militar, de manera que dentro de la legión había reclutas, soldados, técnicos y veteranos.  Por otro lado, sustituyó el manípulo como unidad táctica por las cohortes (cohortes), que agrupaban a 3 manípulos (uno de hastati, otro de principes y otro de triarii).  El número de soldados se amplió por legión.

 

 

100 hombres

CENTURIA

 

 

 

200 hombres

2 centurias

MANÍPULO

 

 

600 hombres

6 centurias

3 manípulos

COHORTE

 

6.000 hombres

60 centurias

30 manípulos

10 cohortes

LEGIÓN

 

Conforme Roma se fue expandiendo por la península Itálica dio cabida en su ejército a sus nuevos aliados itálicos, pero no les dejó formar parte de la legión durante la República, sino que formaban lo que se denomina tropas auxiliares (auxilia), tanto de infantería acompañando a la legión, sino también de caballería denominadas alae equitum ("flancos de la caballería”).  Posteriormente, cuando Roma todavía en la República se extendió fuera de la península Itálica, también dio entrada a contingentes extranjeros en sus tropas, en muchos casos como cuerpos especiales: honderos de las Baleares (funditores), arqueros cretenses (sagitarii), jinetes númidas, galos, hispanos, tracios, etc.

El número normal de legiones en época republicana fue cuatro, aunque para el 218 a. C. hubo 6 legiones y en el 211 23 legiones, si bien no serían legiones plenas de 6.000 soldados, sino que probablemente no llegaran ni a los 4.000 hombres por legión.

Al final de la República se empezaron a crear ejércitos cuasi-personales al mando de un general de prestigio, como es el caso de Pompeyo y César, de manera que junto a las legiones del estado se desarrollaron legiones particulares; tal fue el crecimiento en número que en la batalla de Accio Octavio Augusto contaba con 50 legiones.  Augusto decide entonces reorganizar el ejército y convertirlo en profesional. Disuelve algunas legiones, y otras las fusiona en una sola, reduciendo el número a 28 y con Marco Aurelio, en el siglo II d. C., el número alcanzó la treintena.  La mayoría de estás duran más de dos siglos, y algunas como la V Macedónica aún se encontraría en el siglo VI d. C.

En época imperial apenas se reformó la organización de la legión llevada a cabo por Mario y los cambios que se produjeron fueron sobre todo por obra del primer emperador, Octavio Augusto.  Uno de los pocos cambios fue la organización de la primera cohorte ya no en 6 centurias, sino en 5.  Las tropas auxiliares de infantería indígena se convirtieron en cohortes auxiliariae, dividas en centurias y en número de 500 a 1.000 hombres por legión.  La caballería se dividirá en cuatro cuerpos:  cohortes mixtae, con un caballero por cada tres infantes, combatiendo mezclados; caballería legionaria, desde 120 hasta 300 jinetes por legión; caballería de las alas, voluntarios alistados tanto ciudadanos romanos como provinciales; cuerpos de jinetes indígenas que no forman una caballería permanente.

 

 

 

Al mismo tiempo, la multiplicación del número de legiones de manera estable y fija hizo que todas recibieran un número, un nombre -muchas veces relacionado con la provincia en la que estaban establecidos-  y un sobrenombre (click aquí para ver la página web sobre legiones romanas http://www.legionesromanas.com/):

 

I Germanica

II Augusta

III Augusta Pia Fidelis

III Gallica

III Cyrenaica

IV Macedonica

IV Scythia

V Alaudae

V Macedonica

VI Victrix

VI Ferrata Fidelis

VII Macedonica

VIII Augusta Mutinensis

IX Hispana

X Gemina -antes Equestris-

X Fretensis

XI

XII Fulminata

XIII Gemina Pia Fidelis

XIV Gemina Martia Victrix

XV Apollinaris

XVI Gallica

XVII XVIII

XIX

XX Valeria Victrix

XXI Rapax

XXII Deiotariana

 

En números redondos el ejército imperial romano contaba de manera regular con 150.000 legionarios con un servicio militar de 20 años, por lo que cada año se reclutaban sólo 10.000 nuevos legionarios; por su parte las tropas auxiliares también fueron muy numerosas, pero servían en el ejército durante 25 años.

Al final del imperio, en el siglo IV las legiones se dividirán en función de su lugar de residencia en cuatro tipos: legiones palatinae, “de palacio”, es decir, las más cercanas al emperador; legiones comitatenses, en el interior; legiones pseudo-comitatenses, cerca de las fronteras; y legiones riparenses, “en las orillas”, es decir, situadas en las fronteras y confines del imperio.

     

Por último, no podemos dejar de mencionar que el ejército romano fue el gran vehículo de la romanización de vastos territorios –sobre todo, en el occidente de Europa y en África-; no sólo por ser el encargado de la conquista de los distintos territorios, sino porque fueron empleados con mucha frecuencia en la construcción de calzadas, acueductos, puentes, anfiteatros, etc., al tiempo que, al establecerse temporal o permanentemente en los campamentos y ciudades recién conquistadas aportaron una lengua nueva a los pueblos conquistado, convirtiendo el latín en la lengua franca del imperio.

 

Organización de una centuria en época imperial

 

 

Tesserarius

Aquilifer

Tubicen

 

 

 

 

          Optio

 
 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

 

  

       Centurión

 

 

Todos los dibujos de los distintos tipos de soldados que aparecen en esta página proceden de las reproducciones de CONNOLLY, Peter: Greece and Rome at War, Londres, 2006.

   
   

FUENTES:

- CONNOLLY, Peter: Greece and Rome at War, Londres, 2006

- HACQUARD, Georges: Guía de la Roma Antigua, Madrid, 2003

 

 

WebQuest: Playmobil y el Ejército Romano