MUSEO DEL TEATRO DE CAESAR AUGUSTA

 

english version

 

NOTA: EL EDIFICIO Y LAS PIEZAS EN ÉL EXPUESTAS PERTENECEN AL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

 

En el siglo I d. C., en los últimos años del imperio de Tiberio, fue posible que los habitantes de Caesar Augusta acudieran ya a su recién acabado teatro romano.  Este edificio mantuvo su esplendor y uso durante dos siglos, sufriendo una remodelación al final del siglo I d. C. con la pavimentación del mármol de la orchestra y quizás de todo el edificio, hasta que en el siglo III empezó a ser desmantelado.

Este gran edificio público ocupaba cuatro manzanas de la ciudad romana (regio antica dextrata) a unos 40 metros de su muralla, espacio que ya había sido reservado para tal uso en la planificación de la ciudad en época de Augusto.

Lamentablemente, parte del teatro romano no ha sido excavado por encontrarse bajo la iglesia del Sagrado Corazón y bajo el propio edificio del museo y de la calle.

 

Vista del teatro romano de Caesar Augusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

El primer trabajo necesario para la construcción del teatro fue el aterrazamiento del terreno para conseguir una superficie regular y apta para el edificio, es decir, una nivelación del terreno debido a los desniveles que existían en esa parte de la ciudad entre las capas de gravas naturales.  De este modo, el teatro ocupó el punto más alto de la ciudad dominando un eje que partía del teatro y llegaba al puerto fluvial, pasando por las termas y por el foro.

 

Fase de aterrazamiento y cimentación del teatro según los paneles explicativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

El teatro de Caesar Augusta es un teatro romano en el sentido de que no se construyó aprovechando la ladera de una montaña, sino que fue levantado completamente desde sus cimientos que, como se puede comprobar en la visita del museo, se conservan en gran medida; estos cimientos –opus caementicium- están organizado en anillos y muros radiales que siguen el diseño semicircular del graderío –cavea- del teatro, tomando como modelo el teatro de Marcelo de Roma, tipo de teatros de moda en el siglo I d. C. muy extendido sobre todo en Italia, siendo el teatro de Caesar Augusta el único ejemplo de este tipo de teatros en Hispania.  Estos cimientos fueron revestidos de mármol en la cavea, mientras que en la fachada fueron cubiertos con sillares de piedra –opus quadratum-.

 

Reconstrucción  de los asientos del teatro romano de Caesar Augusta.

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Vista de la cavea del teatro romano de Caesar Augusta. 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Entre los anillos y muros de cemento se levantó una red de galerías, dos pasillos grandes y circulares, el pórtico, más externo, y la crypta, más interno, y escaleras con vomitoria que permitían el acceso a la cavea.  El graderío se organizaría en tres partes: la ima cavea –graderío inferior, para las gentes acomodadas, invitados oficiales, etc.- que estaba separada de la orchestra por un pequeño murete o pretil –balteus- y un pequeño pasillo –praecinctio- donde los primeros asientos –proedria- estaban decorados con molduras; sobre la ima cavea estaría la media cavea –graderío medio- al que se accedería a través de los vomitoria y por encima de éste la summa cavea –graderío superior-  a la que se accedía por pasillos y escaleras, si bien no se ha conservado nada de la misma.

 

Reconstrucción  del teatro romano de Caesar Augusta, según folleto informativo del Museo. 

 

Reconstrucción  del teatro romano de Caesar Augusta, según los  paneles informativos del Museo.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Bien conservada se encuentra la orchestra del teatro –espacio semicircular entre el escenario y la cavea y entorno al cual se organizaba el graderío y que destinado para la interpretación de músicos, bailarines, etc.- de la que se conservan también numerosas losas de mármol que la cubrían con la técnica de opus sectile.  Esta orchestra y sus alrededores fueron remodelados a finales del siglo I d. C.  Arqueológicamente destaca que bajo la actual orchestra había una dependencia subterránea de la primitiva orchestra del teatro que se cree que era una fosa con “escalera de Caronte”, es decir, una cavidad de la que en algún momento de las representaciones salían imprevistamente personajes a modo de deus ex machina.

 

Reconstrucción  del teatro romano de Caesar Augusta en una maqueta del Museo. 

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Las dimensiones del teatro alcanzan los 106 metros de diámetro en su exterior, dando cabida a unos 6.000 espectadores, una cifra elevada, tanto para el edificio –lo que supone su importancia-, como para la ciudad, ya que albergaba a una proporción elevada de los habitantes de la ciudad-.  Su fachada contaría con tres niveles hasta una altura total de 25 metros; los dos primeros niveles estarían divididos en arcadas.

 

Reconstrucción de la fachada del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Conviene recordar que los edificios para espectáculos construidos por los romanos estaban al aire libre, lo que suponía algunas incomodidades.  Así, como otros muchos teatros romanos, el edificio fue trazado de tal manera que el escenario supusiera la cara norte y, de este modo, los espectadores recibieran el sol de mediodía por la espalda; no obstante, de acuerdo con los testimonios arqueológicos, parece ser que, como en el caso del Coliseo de Roma, el teatro de Caesar Augusta contaba con un sistema de toldos –velarium- que cubría las gradas cuando apretaba el sol y el calor; el mecanismo era sencillo: en la fachada, a intervalos regulares, se colocaban dos ménsulas, una perforada y otra no; la no perforada hacía de base y apoyo para unos grandes y sólidos mástiles de madera y las perforadas los mantenían verticales; de los mástiles salían vigas que sujetaban mediante cuerdas los toldos de lino que con poleas eran extendidos o recogidos según era necesario; en ocasiones los toldos se rociaban con agua perfumada para aromatizar el ambiente.

 

Reconstrucción del velarium del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Reconstrucción del sistema de sujección de los mástiles del velarium del teatro de Caesar Augusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Una de las grandes peculiaridades del teatro de Caesar Augusta era la existencia de un acceso central, axial e independiente que permitía acceder a la orchestra y a los asientos de mayor importancia directamente desde el exterior, sin necesidad de pasar por los pasillos y escaleras internas del edificio; tal característica sólo se encuentra en muy pocos teatros (los de Libarna, Turín y Minturno en Italia, por ejemplo); se plantea que pudiera se utilizado dicho acceso para la representación de otros espectáculos no teatrales (juegos gladiatorios).  Este acceso axial dejó de usarse en el siglo II d. C.

 

Reconstrucción del acceso axial  del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Restos del acceso directo desde el exterior al centro de la orchestra del teatro de Caesar Augusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

El elemento arquitectónico más vistoso del teatro sería su frons scaenae, es decir, la fachada del escenario que cierra el anillo semicircular del graderío y, por consiguiente, el edificio, tanto por ser el marco decorativo que acogía las representaciones como por ser el lugar donde se realizaba el culto al emperador y sus divinidades.  Así, el frons scaenae era ricamente decorado con piedras de la zona y mármoles de distintas partes del imperio y con estatuas de la familia imperial y otras divinidades, de las que se conservan algunos restos de estatua y capiteles corintios, basas y fustes de columnas.  En su fachada alternarían elementos rectos con elementos curvos, según se deduce de los hallazgos arqueológicos.  Entre toda la decoración habría tres valvae –accesos- que comunicaban el frons scaenae con el postcaenium –la parte de atrás del escenario- y por los que entrarían y saldrían de la escena los actores.

La parte de la scaena donde se hacían las representaciones teatrales es el pulpitum, elevado sobre la orchestra; normalmente estaba cubierto con tablas de madera.

 

Reconstrucción del frons scaenae del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

Restos de estatuas y de decoración del frons scaenae

(Fotos: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Las evidencias arqueológicas –quedan restos de los lados sur y oeste- nos informan de la existencia en la parte trasera del frons scaenae, del postscaenium, de un jardín cuadrado -cuadripórtico-, con planta semejante a la del foro de la ciudad, con un doble pórtico con columnas con capiteles jónicos de los que se ha conservado uno; este espacio parece que estuvo en uso hasta la época Flavio a finales del siglo I d. C.  Era frecuente que en los teatros urbanos se reservaran espacios como este para la reunión de los ciudadanos.  No obstante, este espacio estaba íntimamente ligado al teatro y al culto imperial, pues conviene recordar que las representaciones teatrales debían comenzar con una liturgia con una procesión con estatuas portátiles del emperador y su familia hasta un lugar de honor en el teatro desde el que presidían las representaciones hasta su final.

 

Reconstrucción del cuadripórtico del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Planta del cuadripórtico y del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Reconstrucción de la fachada del lado sur del  cuadripórtico del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta.

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

En cuanto a los juegos escénicos hay que decir que en los teatros romanos se aprovechaba la diferencia de nivel entre la scaena –escenario- y la orchestra para realizar los movimientos escénicos, tramoyas, subida del telón, etc.; así los bajos del escenario –hyposcaenium- estaba lleno de mecanismos como el que, al contrario de lo que sucede ahora en los teatros, permitía elevar el telón –aulaeum- que estaba levantado antes de comenzar la obra y que, cuando esta iba a comenzar, era bajado por un mecanismo de contrapesos y mástiles de hasta 4 metros de altura, permaneciendo recogido bajo el escenario –pulpitum- en su borde cercano a la orchestra; este mecanismo dejó de usarse con la reforma del teatro en época Flavio, a finales del siglo I d. C. 

 

Reconstrucción en maqueta del sistema de elevación del aulaeum del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta.

(Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

A la izquierda, detalle de la reconstrucción en maqueta del sistema de elevación del aulaeum del teatro de Caesar Augusta, según los paneles informativos del Museo del Teatro de Caesaraugusta.  A la derecha, reconstrucción de pulpitum y aulaeum.  

(Fotos: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

Todo lo relativo al teatro romano de Caesar Augusta se encuentra en la planta baja del Museo del Teatro Romano; en la planta calle se ofrecen unos paneles explicativos de las fases de construcción y desmantelamiento del teatro romano, así como de la historia del solar del teatro hasta la actualidad; en la primera planta se trata el teatro como espectáculo y representación, el calendario de festividades de los romanos para saber los días que había representaciones dramáticas y también se exponen piezas de otras épocas halladas en el solar del teatro.

De la sección del teatro y sus representaciones destacan las reproducciones de las máscaras teatrales, los coturnos –calzados de los actores greco-romanos-, instrumentos musicales, telas, etc.

 

Reproducción de máscaras teatrales. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Reproducción de coturnos. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

Reproducción de máscaras teatrales e instrumentos. (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

     

Anagrama del Museo del Teatro de Caesaraugusta.

 

Clic aquí para visitar la web del Museo del Teatro Romano de Zaragoza (http://www.zaragoza.es/ciudad/museos/es/teatro/).

Clic aquí para saber más sobre los teatros y las representaciones teatrales.

 

Fachada del Museo del Teatro de Caesaragusta.  (Foto: Roberto Lérida Lafarga 28/04/2008)

 

 

 

 

 

 

FUENTES:

- BELTRÁN LLORIS, Miguel y FATÁS CABEZA, Guillermo: Historia de Zaragoza 2: César Augusta, ciudad romana, Zaragoza, 1998

- Paneles explicativos del Museo del Teatro Romano de Caesaraugusta